jueves, 6 de julio de 2017

rumores

Por conductas colectivas se entiende a los comportamientos informales de multitudes o masas, en particular cuando se basan en coordinaciones espontáneas entre sujetos y tienen efectos sociales importantes, muchas veces no buscados voluntariamente. Una de las más interesantes son los rumores (rumor ≈ “ruido confusos de voces”, latín), los cuales constituyen la comunicación típica de las conductas colectivas, y de los que existen diversas definiciones. Por un lado, se definen como proposiciones o creencias que se transmiten oralmente como ciertas, sin medios probatorios seguros para demostrarlas; por otro, son noticias improvisadas resultantes de un proceso de deliberación colectiva a partir de un hecho importante y ambiguo (Shibutani); e incluso como un proceso de dispersión de información que permite una resolución colectiva de un problema, es decir, una acción colectiva para dar un sentido a hechos confusos.   Por tanto, no existe un criterio claro e inequívoco de entender los rumores, pues mientras algunos autores insisten en que los rumores son falsos, y que sólo las informaciones que no se basan en hechos reales merecen ser llamadas rumores (es decir, que son los rumores los que crean sus propios hechos), otros autores afirman que los rumores poseen un núcleo de verdad, pues responden a hechos pre-existentes. Aunque existen ejemplos empíricos de ambas ópticas, lo innegable es que los rumores abordan cuestiones que incluyen “verdades sociales” o que los grupos comparten como hechos consensuales.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario